6 ene. 2010

Aumento de precios: el coco de Calderón

El aumento a los combustibles está generando mucho descontento entre la sociedad.

La situación para el ciudadano común será insostenible en el corto plazo de seguir las cosas como van.

Los empresarios del transporte son los únicos que han levantado la voz en todo el territorio nacional, amenazando con un paro.

Edmundo Delgado Ramírez, presidente de la Confederación Nacional de Comerciantes y Transportistas de la República Mexicana, señaló que el paro nacional de transportistas de carga y de pasajeros es un hecho, ante el alza a los combustibles y al cobro de peaje en las casetas.

De lo que se habla es de suspender todo el servicio de transporte en el país, en todas sus modalidades; es decir, dejar a México paralizado.

Delgado Ramírez aseguró en una entrevista radiofónica, que el gobierno los está tratando como idiotas y agregó que los senadores les dijeron que si no hacen algo fuerte no habría respuesta. De ser cierta esta versión, los mismos senadores están incitando a la realización de acciones extremas y, lo más extremo que pueden hacer los transportistas, es un paro nacional.

Un “movimiento ejemplar” le llaman ellos. Las consecuencias de un paro de este tipo serían catastróficas para la economía, pues mucha carga quedaría varada en cualquier parte del país, miles de personas no podrían moverse hacía ningún lado, en las ciudades, las cosas se harían más lentas y, en poco tiempo la desesperación haría presa de los ciudadanos.

Dependiendo de la duración del paro, la escasez se haría presente y muchos productos se echarían a perder.

La historia nos habla de las consecuencias de un movimiento de este tipo. Sucedió en Chile cuando el gobierno socialista de Salvador Allende enfrentó la furia de los norteamericanos a través de un paro nacional de transportistas. El país se vino abajo y, por supuesto Salvador Allende también.

El argumento de los transportistas es el incremento al precio del diesel, pero le agregan que además de pagar más por el combustible, también deben pagar por los abusos de las autoridades policiacas, los robos y el burocratismo de la SCT.

Malestar generalizado

Es necesario destacar que la situación que prevalece en el país es de descontento y hartazgo, los aumentos a los impuestos y los consecuentes incrementos a los alimentos y otros artículos y servicios básicos, han hecho que la sociedad proteste en silencio.

Pero no hay que perder de vista que un movimiento en contra del gobierno, sería un excelente pretexto para desatar las inconformidades, para que una sociedad harta se desbalague sin un rumbo definido. Caldo de cultivo para partidos y grupos políticos, inmejorable situación para que candidatos se luzcan y se desborden en promesas que jamás cumplirán.

A doscientos años de Independencia y cien de Revolución, la sociedad mexicana se encuentra nuevamente en una situación de descontento generalizado.

La caída de Calderón

Las redes sociales por Internet son una poderosa herramienta de comunicación, un medio ideal para manifestar inconformidades y canalizar descontentos, así como para dar a conocer masivamente propuestas.

Por la red social Facebook circula la invitación a unirse a un grupo que pugna porque salga del gobierno el presidente Felipe Calderón.

El grupo se hace llamar “A qué en un mes juntamos un millón de firmas para sacar a Calderón”.

Logre o no el objetivo de sumar el millón de firmas, se trata de una manifestación de la inconformidad que prevalece en el ánimo de la sociedad y que, si en los medios tradicionales no se encuentra el eco para ventilar las necesidades sociales, la ciudadanía lo buscará donde sea y la Internet ofrece esta oportunidad. Luego hablarán las paredes.

Mientras tanto, los jóvenes están aprovechando estos espacios, desde donde se está gestando una nueva forma de lucha social sin que pierda la forma básica: la comunicación.

Ante espacios cerrados en radio prensa y TV, la Internet. Ante oídos sordos de autoridades y funcionarios prepotentes: la Internet. Ante la indiferencia de la gente en la calle, los gritos por la red de redes se escucharán en su momento. En la primera década del Siglo XXI, es nuevamente el tiempo de los jóvenes.

Comentarios: mexmel@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario