22 jun. 2009

¿Tú le crees a los candidatos?

Revelaciones
Margarito Escudero Luis
¡Vaya que está fuerte el dime que te diré entre partidos!

Definitivamente esta contienda ha sido de las más corrientes y pobres de ideas y propuestas inteligentes, tanto por los partidos políticos, como por sus propios candidatos.

No se han escatimado epítetos y frases altisonantes para denostar al enemigo. Algunos lo hacen abiertamente y otros van más a la “mátalas callando”.

Pero si no hay denuncia, las autoridades hacen como que no está pasando nada. Así fue con esos espectaculares que el PAN mandó colocar con una frase ya quemada; usada por el equipo de la maestra Elba Esther Gordillo para atacar a su entonces enemigo Roberto Madrazo: “¿Tú le crees a Madrazo? ¡Yo tampoco!

Así, los panistas faltos de creatividad y originalidad, usan la idea de un priista para atacar a otro priista. Han de suponer los azulosos que como la maestra logró sacar de la jugada a Roberto Madrazo, el eslogan funcionará contra Iván Hillman.

El caso es que todos los anuncios colocados en diferentes rumbos de la ciudad tuvieron que ser retirados, pero el mensaje llegó a donde tenía que llegar. El ciudadano de a pie se enteró de esta guerra sucia, no hace que la muchedumbre se agolpe en torno al Dr. Bringas, no ha hecho que los mítines de Hillman se vean vacíos, no causa ese efecto.

Lo único que se logró con ese aviso es incrementar el hartazgo de los ciudadanos por una guerra donde ellos no tienen nada que ver. Todos lo que están en condiciones de votar y que no participan en las campañas, se ríen de la ocurrencia pero saben que la misma tijera los ha cortado.

Todo lo resuelven
Pero lo que sí les ha llamado la atención a los votantes, es que todos los candidatos ofrecen fórmulas que resolverán todos los problemas de quienes votan, con el mensaje de que si no votas por el que te lo dice, entonces seguirán nadando en tus problemas.

Mágicas soluciones ofrecen Tony Williams, Nora Cortázar, Iván Hillman y Rafael Bringas. De haber sabido que estos ciudadanos tienen la solución a tantos y tantos problemas sociales, pues nos hubiéramos ahorrado mucho tiempo, dinero y esfuerzo, se les hubiera comisionado para ponerlos a resolverlos sin tener que soportar la guerra sucia que dicen que no existe.

Pues si cada uno de ellos ya sabían cómo hacerle para dejar a la sociedad sin problemas, entonces obraron con egoísmo, se guardaron información de suma importancia para la comunidad, se hubieran evitado muchas desgracias, suicidios y bancarrotas y hasta ya serían considerados héroes de esta nación.

Pero tuvieron que esperar este momento. El peor de todos. Con un ambiente enrarecido por las denuncias de todos contra todos, confundiendo al electorado y alejándolo de las urnas.
Sólo en una cosa coinciden los candidatos, de todos los colores se oponen (obvio) a que el pueblo anule su voto.

La campaña del voto en blanco les ha pegado duro, pretenden ser mesurados, tranquilos en sus declaraciones pero en el fondo de su actitud se esconde la preocupación de ver el verdadero rostro de un electorado consciente, harto y enojado.

El hecho de que la ley no tome en cuenta el voto nulo y que haría a ganar a cualquiera que tuviera un voto más, no les puede satisfacer del todo, pues su gestión no tendría el respaldo de la sociedad.

Un hecho que ilustra este caso, son los millones de votos que respaldan a Andrés Manuel López Obrador y al argumento de Felipe Calderón de ser presidente por haber tenido también, millones de votos.

¿Por qué les asusta tanto ver a la sociedad liberada? Ojalá y se estén dando cuenta que la ciudadanía está en un punto en el que puede resolver no creer más en el poder legislativo ni en ninguno de los otros dos y que, bien dirigida podrá sacudirse este lastre que está impidiendo que todos los mexicanos tengan las mismas oportunidades y contar con un ámbito nacional más sano.
Se acerca la hora cero. Cada quien asegura que va a ganar, aunque ni ellos lo crean. Y las desacreditaciones a la orden del día. Digo: ¿Tu les crees a los candidatos?

Comentarios: melmex@coatzadiario.com

10 jun. 2009

Promesas y demagogia ofrecen candidatos

Revelaciones
Margarito Escudero Luis
Iván Hillman Chapoy y Rafael García Bringas andan como desesperados tratando convencer a la gente que vote por ellos.

La desesperación se muestra en sus rostros, en sus palabras, en sus ademanes.
Dicen a la gente lo que ésta quiere escuchar, las personas casi ven sus problemas resueltos cuando lo que llevan ambos candidatos son sólo promesas.

Ambos hablan mal del otro, ambos resaltan las cosas negativas del adversario. Bringas, ex priista, no tiene empacho en reclamar los 70 años de priato, de los cuales él mismo y su familia fueron beneficiados.

Rafael Bringas fue hecho al amparo del PRI, en medio de los 70 años que ahora reclama.

Iván Hillman se muestra temeroso, su discurso es poco agresivo, lento pero lleno de promesas.

Ambos se enfrentan a los jóvenes con las mismas promesas, becas, empleos, apoyos para discapacitados, lo que quieren oír los muchachos.

El discurso de Bringas es más populachero, lleno de demagogia, siempre asegurando que tienen las medidas que el país requiere para salir del bache en el que encuentra.

La bandera de la lucha contra la delincuencia, por delante, alabanzas al presidente Calderón, mientras el priista manifiesta lo mal que Calderón lleva al país.

Prometen lo que un diputado difícilmente podría cumplir, y al mismo tiempo queda demostrado que la juventud ignora cuáles son las facultades de un legislador, y así, se dejan endulzar el oído.

Ambos aseguran que van a ganar. Hillman se dice “más que seguro” para triunfar el 5 de julio.

El panista asegura llevar 10 puntos de ventaja sobre el otro.

Bringas denuncia que el gobierno de Fidel Herrera tiene preparado un fraude.

Asegura que el PRI, a través de Mariano Moreno Canepa, anda comprando presidentes de casillas por el rumbo de Las Barrilas, donde teóricamente habrán unos 11 mil votos.

Dice que les pagan a cada funcionario de casilla, hasta cinco mil pesos a cambio de que entreguen al PRI boletas de elección.

Afirma el candidato del PAN que instituciones como centros de Salud, entregan listados de pacientes junto con copia de la credencia de elector y con eso pueden hacer una base de datos para asegurar que esa gente vote por el PRI, aunque nunca vayan a la casilla.

Graves las aseveraciones del Dr. Bringas, sobre todo porque no hay manera de demostrarlo.
Lo cierto es que ambos candidatos se presentaron ante el mismo contingente de jóvenes, estudiantes universitarios a quienes se pidieron opiniones y sugerencias.

Y es justo decir que los aplausos y porras, así como más demostraciones de simpatía, se los llevó el Dr. Bringas.

El voto nulo
En los últimos días mucho se está hablando del voto nulo, el voto en blanco o anular el voto como una forma de protesta, para que la sociedad demuestre el hartazgo que siente contra las cuestiones políticas de este país.

Pero en este país, sólo cuentan los sufragios realizados de acuerdo a lo reglamentado y si sólo hay tres votos en la urna, el candidato que tenga dos, gana, aunque el noventa por ciento de la población esté manifestando su rechazo.

Anular el voto es un arma de dos filos y quienes promueven esta práctica deberían saber que quien pierda más, serán los ciudadanos.

Sobre todo ahora que se ha publicado información al respecto donde se sugiere o se denuncia que quien está tras esta campaña de promoción del voto nulo es Luis Alberto Bolaños, quien fue el encargado del sitio de internet de la presidencia en el periodo de Vicente Fox.

El tal Bolaños sigue colaborando con Fox y él es uno de los promotores del voto en blanco, pues está identificado como la persona que registró el dominio por internet votaenblanco.org.mx

Comentarios: melmex@coatzadiario.com

1 jun. 2009

El problema más grave no es la delincuencia

Margarito Escudero Luis
La delincuencia no es el problema más grave que aqueja a nuestro país; es sólo un mal que fue creciendo mientras se agudizaban otros problemas.

La delincuencia y la corrupción son males que aquejan a todas las sociedades del mundo, a pesar de que en muchas de ellas, otros problemas han sido atacados con eficacia y en gran medida resueltos.

Uno de los más graves problemas que aqueja a nuestro México, es la pobreza extrema, sin lugar a dudas es un mal que acarrea otros.

La desesperación de no contar con los recursos mínimos para poder subsistir dignamente, lleva a las personas a realizar actividades que los colocan al margen de la Ley.

La delincuencia crece así. Cualquier actividad que garantice un ingreso, que resuelva el problema de la alimentación es válida para aquellos a quienes les ha tocado sufrir el hambre y la miseria.
Los grandes delincuentes se aprovechan de esa situación. Se sabe que policías controlan a los ladrones de poca monta. Los explotan a cambio de meterlos en la cárcel.

La pobreza extrema en un enorme problema mexicano que no ha querido ser resuelto, es la carne de cañón de cada proceso electoral. Todos los candidatos de todos los partidos ofrecen ayuda para “los que menos tienen”. Y una vez encumbrados, nada resuelven, todo sigue igual, aplicando programas que sólo funcionan como paliativos para unos cuantos, que además, se transforman en una mafia que acaparan los recursos destinados a llevar un poco de ayuda a los pobres.

Otros de los males que padece México es el de la educación.

No hay una educación efectiva para todos los mexicanos, no hay salidas para el hueco de la pobreza sin educación.

A pesar del gran sindicato de profesores, poderoso por el número de afiliados, los programas educativos de este país son todo un fracaso, pues puede verse como no alcanzamos niveles de desarrollo por nuestros propios esfuerzos. No se fomenta un pensamiento acorde con los tiempos modernos, no se promueve el avance científico y menos una visión futurista en una nación donde se pretende que vivamos de las glorias del pasado.

El gobierno no ha decido continuar con uno de los propósitos de la Revolución Mexicana, la educación.

No se puede negar que hubo un gran avance y este se dio en los tiempos del priato (en sus tiempos de gloria, el pasado), ese gran avance permitió consolidar a un sindicato que ahora es el más poderoso del país y que, en esa magnitud, ha descuidado el deber de cada profesor, lo que antes se le llamaba de manera muy cursi, “el apostolado” del maestro y se nos platicaban de las actividades casi heroicas de los maestros rurales. Todo eso ya está en el pasado.

Nuestra falta de visión futurista, como nación, nos ha acomodado en el lugar que tenemos, con políticos que están más al servicio de los interés extranjeros, preocupados por que el dinero de los consorcios trasnacionales se incremente a costa de los miserables salarios que se pagan.
El descuido que como mexicanos hemos tenido al área educativa se está pagando a precio muy caro, mientras los maestros llenos de soberbia por su poder, se niegan a estar en las aulas y aprovechan cualquier pretexto para tomarse el día libre, hará que las generaciones futuras tengan incierto su destino, en un mundo donde la tecnología llama a aprender cada día más.

Sin embargo, el gobierno de Felipe Calderón y su mediática campaña electoral quieren hacernos creer que el combate a la delincuencia es lo mejor que el gobierno puede hacer para quedar bien con los mexicanos. Y más aún, exige que los mexicanos reconozcamos esa labor, como si fuera una gran hazaña cumplir con uno de los deberes que la Patria exige. Una bandera electoral, en la que el partido del presidente viola la Ley al tomar al mismo presidente como el héroe que debemos ayudar para acabar con los delincuentes; ¿y luego qué?

¿Emprenderá el presidente la lucha frontal y decidida, sin escatimar uno sólo de los esfuerzos, para acabar con la pobreza que aqueja a millones de mexicanos?, ¿Obligará Felipe Calderón a los patrones enriquecidos a pagar salarios justos y dignos?, ¿Se terminará esa humillante dádiva llamada “salario mínimo”?. Y más todavía: ¿se perseguirán a todos los función arios que se enriquecieron a costillas del erario?, ¿los que abusaron de su posición en el gobierno para ayudar a enriquecerse a familiares y amigos, serán castigados?

Incluya usted la duda de su preferencia. Nosotros solamente afirmamos que la delincuencia no es el problema más grave que aqueja a la nación, y que esta delincuencia, es producto del descuido histórico de los gobiernos que no supieron o no quisieron cumplir con los mandatos emanados de la Revolución Mexicana, por lo menos desde que los tecnócratas de la derecha se adueñaron del país, encabezados por Carlos Salinas de Gortari.

Comentarios: melmex@coatzadiario.com